jueves, 11 de octubre de 2012

De visita al albergue Casa Ibarrola en Pamplona

Ayer me acerqué a visitar el albergue de peregrinos Casa Ibarrola, que ha abierto este verano, para actualizar la guía del Camino de Santiago. En principio, no tenía previsto comenzar mis visitas a los albergues hasta noviembre-diciembre, pero vino Tomás, de Bicigrino, y me medio obligó.
Mereció la pena la visita. Es un albergue en la planta baja de un antiguo edificio, casi a la entrada del Casco Antiguo de Pamplona, siguiendo el Camino de Santiago. Lo llevan dos hermanos, César e Iñaki, que viven en el segundo piso y se reparten el encargo del albergue por semanas, con aprecio por los peregrinos. Destacan que la casa fue una antigua posada (el inmueble es de los más antiguos de la ciudad, del siglo XV) en la que seguramente también se alojaron peregrinos medievales.

El refugio huele a nuevo; pequeño y, por tanto, manejable y que puede permitir buenas tertulias internacionales a la hora de la cena. La disposición es un tanto curiosa, para adaptarse a esta planta baja. Entras hasta la cocina, como quien dice, pues la primera parte es la recepción-salón-cocina-comedor. Posteriormente, puedes subir a una entreplanta donde se encuentra el dormitorio con 20 plazas. Si no, se puede bajar a una planta con los baños y la zona de lavandería. Posee ventilación y calefacción. Al ser un albergue construido ex profeso, cuenta con detalles como zona para dejar botas y mochilas (lo que ayuda mucho a evitar suciedad, ruidos y chinches), o enchufes y luz en cada cama y otros pormenores.

Sorprende la calidad en el diseño y en los materiales, poco habitual en albergues. Su precio, con desayuno, es de 18 € y está abierto todo el año. Recomendable.

Albergue de peregrinos del Camino de Santiago Casa Ibarrola, en Pamplona.
 
Albergue de peregrinos del Camino de Santiago Casa Ibarrola, en Pamplona. Dormitorio.